Cómo lavar una bicicleta correctamente.

¿No sabes cómo limpiar una bicicleta correctamente? ¡Aprender a hacerlo es muy fácil! Para instruirte, he diseñado esta guía con información a detalle sobre este importante tema. 

Ten presente que una bicicleta limpia luce estéticamente mejor y brinda un mejor rendimiento de sus funciones. La mejor parte, es que su limpieza te tomará pocos minutos de tu tiempo. ¡Acompáñame a descubrir mucho más!

Materiales necesarios para el lavado de una bicicleta

Para que puedas lavar correctamente tu amada bicicleta debes equiparte con las herramientas y materiales pertinentes. Estos, además de facilitarte la limpieza, te ayudarán a conseguir esa apariencia reluciente que tanto te gusta.

A continuación, te mostraré una lista con todo lo que necesitas para darle una limpieza profunda a tu bici.

  • Jabón desengrasante o cualquier otro líquido no abrasivo para evitarle daños a la bici.
  • Al menos dos trapos (pueden ser viejos) uno te servirá para limpiar la grasa y otro para secar la bici cuando termines de lavarla.
  • Una esponja para frotar con suavidad en el cuadro y evitar rayones.
  • Una varilla que te permita limpiar entre los discos del casete y platos delanteros.
  • Una escobilla o un cepillo dental viejo para que limpies entre los engranajes.
  • Esterilla o cualquier sábana vieja que puedas colocar en el suelo y proteger el asiento de rayones.
  • Botella de aceite especial para cadenas, esta además de engrasarla, también la protege del polvo, tierra, y humedad. Igualmente debes aplicar en las partes importantes almenos 3 veces al año o después de una rigurosa limpieza.
  • Algunas herramientas que te permitan desmontar ciertas piezas, como destornilladores, tenazas, entre otras. 
  • Linterna LED para inspeccionar detalladamente cada parte de tu bici.

1. Limpia primero el cuadro y las ruedas

Antes de voltear la bici, primero debes colocar la esterilla o sabana vieja en el suelo para proteger el asiento y las manijas. Posteriormente, procede a rociarla con agua utilizando una manguera de baja presión, así evitarás que se dañen ciertas piezas importantes.

Al rociar tu bicicleta con agua, la mugre se soltará y te será más fácil el proceso de estregado. También, debes llenar un balde con agua y agregarle el jabón desengrasante. Puedes quitar las ruedas para limpiar a mayor profundidad con la esponja, recuerda que estos espacios ocultos acumulan mucha suciedad.

Te aconsejo frotar suavemente con la esponja al limpiar el marco ya que esta estructura metálica se raya con facilidad. No utilices cepillos duros o abrasivos, nisiquiera en manchas complejas de eliminar o también podrías dañar la pintura.

Para la mugre difícil de limpiar, te recomiendo aplicar pocas gotas de jabón desengrasante y espera unos minutos. Luego, realiza movimientos circulares con la esponja hasta limpiarla completamente.

Si tu bicicleta presenta frenos de varilla, limpia la acumulación de suciedad con el lado áspero de la esponja. En cambio, si tiene frenos de disco, límpialos con la parte suave de la esponja ya que su estructura es más delicada.

Con respecto a los neumáticos, estos no necesitarán mucha limpieza, ya que se ensuciarán al tocar nuevamente el suelo. Sin embargo, si debes asear profundamente el armazón metálico de las ruedas, así la suciedad que acumulan, no alterará el funcionamiento de los frenos.  

2. Limpiar la transmisión

Es importante limpiar correctamente el tren motriz que impulsa la bicicleta. Este está compuesto por la transmisión y se divide en 3 partes:

  • El cassette: Un conjunto de engranajes ubicados en la rueda trasera de la bici.
  • Desviador trasero: Es un pequeño brazo de metal posicionado en la rueda trasera.
  • La cadena y sus anillos: Son engranajes grandes ubicados al lado de los pedales. 

Para limpiar correctamente entre la cresta de los engranajes, usa  una escobilla o un cepillo dental viejo. Te recomiendo aplicar el jabón desengrasante con un poco de agua y pasarlo repetidas veces por cada grupo de engranajes. De esta manera, eliminarás la suciedad, evitando que la mugre entre en el cassette.

Cómo limpiar una bicicleta correctamente en 3 pasos

Otra opción viable, es sujetar la escobilla en un lugar determinado mientras giras el pedal. Este método es más rápido de realizar, aunque la limpieza es superficial y menos efectiva. Si encuentras mugre en lugares de difícil acceso te aconsejo usar un destornillador, así lograrás limpiar toda la zona.

Si deseas limpiar todos los recovecos del desviador y los anillos de la cadena, necesitas jabón desengrasante, un trapo húmedo o un cepillo. Solamente debes sujetar el trapo o cepillo dental en un lugar específico, mientras giras los pedales con la mano. De esta forma, las ruedas al girar harán todo el trabajo por ti.

3. Limpiar la cadena

Es importante mantener la cadena de nuestra bici limpia para que marche perfectamente siempre. Para ello, utiliza un trapo y desengrasante biodegradable que despega la suciedad sin arruinar ni apelmazarse en la cadena. Este disolvente puedes adquirirlo en cualquier tienda para bicicletas o en Amazon a un costo bastante accesible. Si usas kit de limpieza de cadenas te facilitará el trabajo.

Sólo debes aplicar una mínima cantidad de desengrasante biodegradable en el trapo y con tu mano envuélvelo en la cadena. Posteriormente, mueve los pedales para hacer girar la cadena de manera que este pase libremente entre tus dedos.

Cómo limpiar una bicicleta correctamente en 3 pasos

 Realiza este método durante unos minutos, mientras aplicas presión empuñando suavemente tu mano en ambos lados de la cadena. De esta manera, observarás como la suciedad queda en el trapo y la cadena lucirá nuevamente como nueva.

¿Cada cuánto debería lavar mi bicicleta?

Debes tener presente que la limpieza de tu bicicleta, está directamente relacionada con el rendimiendo que puede ofrecerte al andar. Si no lo sabias, retirar periódicamente la mugre acumulada en tu bici, evitará que sus componentes se estropeen.

Te aseguro que limpiando frecuentemente la suciedad acumulada lograrás alargar su vida útil y también lucirá estéticamente mucho mejor. Por ello, te aconsejo realizar un ligero aseo de mantenimiento tras cada uso.

Puedes aprovechar cada limpieza para verificar el estado actual de tu bici. De esta manera, podrás descubrir a tiempo si posee rayones, holguras o averías.

Además, cada vez que requieras comprar artículos para su debida limpieza, procura adquirirlos de buena calidad para obtener mejores resultados.

Si no sabes qué productos necesitarás, echa un vistazo al siguiente top.

Si llegaste hasta este punto, seguro ya sabes cómo lavar una bicicleta correctamente. Así que ¡no esperes más! y comienza a consentir debidamente a tu querida amiga de dos ruedas. No solo lograrás alargar su vida útil, también obtendrás mejores resultados cada vez que andes en ella.